ENCUENTRO EN EL CARIBE

Actualizado: 11 de nov de 2018


CRÓNICA DE UNA REUNIÓN DE AMIGOS EN EL CARIBE


Nos íbamos a reunir con nuestros amigos Estefi, Íngrid, Ajo, y Polo en el Caribe para navegar con un catamarán. La islas granadinas iban a ser nuestro paraíso elegido durante 10 días en pleno principio de embarazo. Y cuando Isa y yo ya estábamos en Londres de camino al Caribe, nos dijeron que debido al virus Zika no era buena idea ir a esa zona, pues había riesgo debido al bebé que esperábamos. Teníamos que tomar una decisión: ir al Caribe o planear un plan alternativo.


Mientras todo esto ocurría, Estefi y Polo estaban ya esperando en Granada (caribeña). Ellos ya se habían cruzado el Atlántico desde La Rochelle via Canarias con un catamarán. Después de varias semanas en mar abierto con una tripulación de la que formaban parte, una especie de crucero en las islas Granadinas les debía sonar a paraíso.



Estefi y el capitán de la tripulación paseando por La Rochelle


Puerto de La Rochelle (Francia). Aquí comenzaron su travesí Estefi y Polo.

A su vez Ajo e Íngrid también se dirigían allí al día siguiente de llegar nosotros a Londres. ¿Llegarían antes ellas o nosotros...tres?



Íngrid, Ajo y Polo (Estefi es la fotógrafa) se disponen a entrar al catamarán por primera vez

Íbamos a llevar todo tipo de cámaras, incluído un dron (llegamos a planteamos llevar 2, uno para tomas de riesgo, y otro para tomas más normales. ¡Ay, qué fipadoooos...!) para filmar todo el viaje. Teníamos una noche en Londres para meditar todas las opciones. Las mochilas estaban llenas de bañadores y los únicos jerseys o prendas para frío las llevábamos puestas. Así que si hacía frío ya, el jarro de agua fría que nos cayó mientras nos dirigíamos al hotel en el bus desde el aeropuerto remató la faena. El hermano de Isa, Javi, que ya es médico (¡recien licenciado wei!) nos dijo que la OMS recomendaba a las embarazadas no visitar la zona de las islas granadinas, entre otras. La razón era el virus Zika. Yo, todo orgulloso por haber conseguido hacer el "check in" en el bus a una mano y con móvil antes de llegar al hotel, miré a Isa henchido cuan jabato y en seguida vi que algo no iba bien. Sus ojos preciosamente negros brillaban más de lo habitual debido a una lagrimilla que se había colado entre los cierres de las pestañas. Por un momento mi mente se trasladó a un futuro incierto porque sabía que el Caribe se deshacía entre los sillones del autobús. Y efectivamente, "No podemos ir al Caribe" fue lo que alcanzó a decir apenas en un murmullo el amor de mi vida. Y entonces traté de autoconvencernos en una batalla ya perdida: "pero si sólo es una pequeña posiblidad...", "Vamos a mirar si ésa recomendación es de éste año","...si está todo reservado y pagado...(rataaaaaaa)". Total, que antes de llegar al hotel sólo sabíamos que nos íbamos a despertar en Londres la mañana siguiente, pero no sabíamos dónde despertaríamos la de pasado mañana. Me estoy enrollando sobradamente, pero como ya veo que esto no lo lee ni dios, qué cojones, pues a gusto que me estoy quedando. Total, que la noche refrescaba que no veas y había que hacer un montón de cosas. Había que cancelar vuelos para tratar de recuperar la pasta que pudiéramos, había que avisar al resto de componentes del soñado y esfumado viaje, y había que decidir qué hacíamos, si quedarnos por Londres, o irnos a tomar viento a otro sitio.



Isa delante del ordenador decidiendo qué billetes comprar


Finalmente nos decantamos por quedarnos unos días en el sur de Inglaterra y visitar la zona, donde nos sorprendió lo bonitos que eran muchos pueblos y el frío del copón con que nos recibían.

En cuanto a ciudades, Bath ubicada en una bifurcación del río Avon, nos gustó mucho. Es una ciudad con una estética arquitectónica georgiana (siglo XVIII y XIX) muy elegante. Se nota que es ciudad con gente adinerada. O eso nos pareció a nosotros. La lástima es que sólo nos quedamos una tarde y aprovechamos para comprar ropa de abrigo...


Siguiendo el cauce del río Avon, nos encontramos con la bonita ciudad de Bristol, que es ciudad marinera y así construída en torno a su puerto sobre el río. Es también una ciudad universitaria con un animado ambiente, así como ciudad de orígenes obreros que ha sido mantenida estéticamente acorde al estilo del siglo XIX. Y que no falte nuestra recomendación al sitio con buen café espresso: Baristas Coffee Collective Bristol. Cerca de éste café especializado, y tirando hacia el río, hay montones de restaurantes con universitarios llenándolos hasta los topes. Probamos el "Catch 22", que es un "Fish and chips", ya que queríamos probar un restaurante de éste tipo en éste viaje, y no estaba nada mal...pero no deja de ser eso, un "fish and chips".



Isa en Bath

A los pocos días marcharíamos a Roma, donde los 5-10 grados de temperatura nos sabrían a gloria.


Mientras nosotros pasábamos frío por el sur de Inglaterra, Estefi, Íngrid, Ajo y Polo se reunían en las islas granadinas...(Artículo EN CONSTRUCCIÓN)


Había que decidir qué hacer...y esto es lo que pasó. ¡"Play" al vídeo! :



#Crónica #catamarán #viajes



19 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now